Venus y la fosfina

Por Carlos Heredero

El despertar fue casi violento. Mensajes llegaban constantemente así que me levante a ver que pasaba. Una palabra apareció nada mas abrir mi celular: ¡extraterrestres!

Definitivamente había que leerlo. Podía ser una de esas cadenas o memes, o historias raras de por ahí, pero el mensaje venia de alguien de confianza.

Prepare mi desayuno lentamente, demorado por la lectura. Habían varios mensajes y de diferentes procedencias, pero todos decían casi lo mismo: se había descubierto algo raro en Venus, el segundo planeta de Sistema Solar.

Al pasar la mañana ya se sabía que veía un anuncio espectacular. Por alguna vía Internet se había enterado antes y se regaba como la pólvora. En el canal de YouTube el número de personas sintonizadas subía por minuto.

Tras el anuncio, muy breve, de cinco minutos, quedo como un vacío. Muchos no entendieron, otros quedaron perdidos, sin saber que pensar. Otros escribían en el chat: Así trabaja la ciencia.

Pero, que fue lo que se dijo, ¿y qué significa?


Phosphine gas in the cloud decks of Venus

En español, el anuncio se hizo para dar a conocer que se había descubierto fosfina en la atmosfera de Venus. ¿Pero qué cosa era esa sustancia que tanto ruido generaba?

Resulta que esa famosa sustancia es un marcador biológico. O sea, algo que nos pudiera decir, de lejos, si hay vida en un planeta o no. Y después de todo, ¿que pudiera ser más interesante que hallar vida extraterrestre… en nuestro propio patio?

Si nunca habíamos escuchado hablar de ella, pues ahí estaba, de repente, en su momento de fama mundial, disfrutando ser el centro de todo. Su nombre rebotaba en cada medio de prensa, en Internet, en la televisión, en cada persona curiosa.

Hacía muchos años que Carl Sagan, y otros, habían advertido de la posibilidad de que hubiera formas de vida en Venus, nuestro planeta vecino. Pero tras hallar que en su superficie se podía derretir plomo, y que la presión allí aplastaba tanto como si estuvieras a un kilómetro de profundidad en el océano (allí donde muy pocos han llegado en batiscafos) y que llueve acido sulfúrico, los científicos lo dejaron de lado y se dispusieron a buscar la vida en otros lugares, como Marte, la luna Europa o más allá del Sistema Solar.

Pero alguien se atrevió a retomar esas viejas ideas, y con las herramientas que nos da la ciencia en el siglo veintiuno, atacaron ese antiguo problema.

El resultado que esperaban era negativo. Pero los premios en ciencia, y en la vida, los obtienen aquellos que saben lanzarse al vacío. Y el resultado fue positivo.

Así que, entonces, ¿dónde estamos ahora?

Hallar fosfina en la atmosfera de Venus no es una garantía de que haya bacterias o formas de vida allí. Es mas bien un nuevo reto para la ciencia. Es un reto para todos nosotros, divulgadores y aficionados de la ciencia, también. Habrá que enviar sondas a intentar averiguar si hay algo realmente allí que huela a vida, ahora que sabemos que al menos hay olor a ajo. Habrá que usar mas tiempo de telescopio para revisar mas a fondo. En resumen, habrá que esperar a tener mas datos.

Pero siempre hay algo que ver en esto.

Estamos ante la fuerza de la ciencia escudriñando la verdad y la realidad del universo.

Tal vez, mientras escribimos y leemos esto, en alguna parte allá afuera, nuestras hermanas bacterias floten tranquilamente en nubes de gas y polvo, esperando mejores tiempos para multiplicarse y evolucionar.

Tal vez no seamos la única isla de vida en el universo. ¿Tal vez seamos algo más que parte de un murmullo de ADN, ARN y proteínas, que grita desde un punto azul pálido, dónde están?

Y tal vez no. Realmente, hasta ahora estamos solos, en esta nave Tierra, sin asumir responsabilidad por este maravilloso mundo que nos han regalado. Somos una isla de vida en un universo gigantesco, que se lamenta en su soledad, mientras un grupo de locos científicos mira hacia fuera, y tratan de averiguar, antes de que desbaratemos la Tierra, si tenemos hermanos en esa negrura vasta que nos envuelve.

94 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
© Copyright 2021 Frontline Science Team