top of page

Los problemas de los grupos de aficionados

Por Carlos Heredero

Desde mi infancia siempre fui un admirador de aquellos que miraban al infinito. Veía detrás de cada astrónomo un hombre de gran visión, capaz de entender cosas tan lejanas y gigantescas que no caben en la imaginación humana. A la vez, y como punto de partida del interés por esta ciencia, tenía una razón mas importante y conocida por todos los que me rodeaban; era una pregunta que me hice a los ocho años, durante la lectura de un libro de geografía: ¿Existirá vida en otros planetas?. Ya en tercer grado mi profesora de aquellos momentos escribió en mis notas: “”Espero puedas llegar a ser cosmonauta, como tu quieres”. Pero en doce grado, después de esperar con anhelo la asignatura de astronomía (que se impartía durante solo un semestre) me decepcioné tremendamente, pues me di cuenta que, sin querer, sabía mas del cielo que mi profesor. Fui, como tantos otros de mi aula, una nota mediocre en mi ciencia favorita. Después de todo aquello, y de incursionar hasta en un grupo de teatro callejero, “descubrí” la ubicación del IGA (Instituto de Geofísica y Astronomía) y me comencé a relacionar con sus trabajadores. Y un poco más tarde, me incorporé al grupo de aficionados a la astronomía "Cosmos", donde estuve aproximadamente tres años participando de sus actividades. A pesar de todo el trabajo realizado durante esta etapa, aún queda en mí el vacío de aquello que pude haber hecho. Ahora, con la experiencia acumulada por mí, quiero atreverme a analizar y tratar de hallar las causas e intentar sugerir algunas ideas que pudieran ayudar al movimiento de aficionados.

¿Que es un aficionado?

Muchas personas, desde pequeños, manifiestan un marcado interés hacia determinada actividad. Sea esta científica, artística o de cualquier otra rama del saber humano, es una línea potencial para el desarrollo de la inteligencia y la mentalidad del niño. Si se sabe cultivar e incentivar este interés, no serán necesarias los métodos obligatorios para enseñarlo, puesto que él mismo se encargará, con su curiosidad, de buscar las vías para aprender sobre el tema que le interesa. Incluso en la adolescencia, etapa difícil para los jóvenes, siempre encontrará tiempo para estudiar y profundizar en ello. Muchas veces el joven se ve obligado a explorar otras ramas del saber humano para llegar más profundo, desarrollando en él la capacidad investigativa, tan necesaria en la sociedad actual. Aquí entran a jugar un papel fundamental las bibliotecas y los centros dedicados a los jóvenes en alguna actividad particular. Es allí donde encuentra la información que reclama su mente ávida de conocimientos, y donde puede ejercitar prácticas que lo educarán para el futuro. El sostenimiento y desarrollo de la vocación infantil o juvenil significa potenciar un científico, un artista, o al menos un hombre que sabrá diferenciar entre una vida simple y otra creativa. Ayudar a alcanzar una meta a un ser humano con estas condiciones nos sorprenderá con sus resultados. En mi modesta opinión, el movimiento de aficionados es fundamental para este trabajo, pues es allí que el niño o joven encuentra a otros de su misma edad con similares intereses, a mayores con muchos conocimientos sobre lo que le interesa, y también a posibles ídolos que le servirán de ejemplo en su desarrollo y comportamiento. Un aficionado es, en suma, el investigador del futuro, el hombre que al desarrollarse es posible que marche en los primeros lugares de la sociedad humana, o al menos, un divulgador activo y voluntario de los avances del saber humano y abanderado de las ideas revolucionarias en cualquier campo de nuestro saber. Es el hombre que necesitarán las instituciones del futuro, y el que educará a las nuevas generaciones con placer. Tal vez sea el que revolucione la mentalidad humana, y esto será precisamente porque toda su vida ha estado preparándose para ello.


¿Qué necesita un aficionado?

Ante todo, una voluntad fuerte. Esa que le haga seguir aunque otros piensen que pierde el tiempo, que le haga creer en lo que puede hacer. Una afición no es sólo un hobby, es una forma de reafirmación de que servimos para algo, de decirles a los que nos rodean que podemos ser más creativos si hacemos algo que nos gusta. Sería deseable (y también casi imprescindible) un apoyo de los profesionales del ramo. La necesidad de un local y de ciertas condiciones materiales mínimas no siempre pueden ser cubiertas por los no profesionales, y estas condiciones, de no tenerse, pudieran llevar al interesado a un abandono de su afición. En mi camino como radioaficionado, mi primera afición, y luego por las de espeleólogo algo breve, y astrónomo, he encontrado muchos tipos de obstáculos. Los problemas materiales son difíciles, pero los subjetivos lo son mucho más. Una decisión contraria a nuestro interés, como puede ser una negativa de cualquier burócrata a apoyarnos, aunque sea socialmente, no debe frenarnos en nuestro objetivo. Ejemplos hay de sobra, y no estaría nada mal citar algunos, para despertar algunas mentes dormidas que hay por ahí.

Los problemas personales

Aquí voy a ser radical, basado en mi experiencia. Al igual que con el trabajo, no mezcle sus problemas personales con su afición. Casualmente, la afición es para (entre otras cosas) distraer su mente en algo que le guste. Otra cosa lo son los problemas personales entre los aficionados, particularmente si ya existe un grupo de miembros afines. Vuelvo a reiterar el consejo anterior como única vacuna contra el mal, aunque a veces no sea fácil sustraerse a estos. La solución a este tipo de problemas no siempre es fácil. Lo ideal es que no surgieran, pero esto es casi imposible en alguna de las etapas de desarrollo. En mi opinión, creo que hay varios tipos de problemas personales que afectan a un grupo de aficionados. De acuerdo a su complejidad así será su solución. Hay que destacar que el principal responsable por la estabilidad del grupo es su dirigente. Si este falla, o no tiene la suficiente madurez para colocar por encima de sí mismo los problemas personales, entonces el grupo simplemente se desbarata. El grupo debe estar muy vigilante en cuanto a elegir la persona más adecuada para este tipo de cargos. Una elección no es un acto en el que se va a levantar la mano para terminar rápido. Se trata de investir a alguien que será nuestro guía, y que debe reunir características excepcionales. Aquello de “debe ser juanito porque tiene telescopio” o “sigamos con Juanita porque es la que esta dispuesta” suelen ser actitudes muy dañinas, que a la larga terminan en inestabilidad del grupo. También la dirección del grupo debe ser rotativa, en bien de la democracia necesaria para su avance. Aquellos que llevan años en lo mismo terminan anquilosándose, y creándose un “mito a la personalidad”. Pero lo peor de todo pudiera ser si es precisamente el responsable del grupo quien tiene problemas a la hora de tomar y aplicar decisiones. Si el grupo no sabe elegir a su dirigente, entonces, simple y automáticamente, el grupo no sirve.

Seguir un objetivo

De acuerdo a una máxima que he escuchado algunas veces, “cada cual que hale por su lado”. En esta se encierra un mensaje para todo aquel que piense llevar un proyecto adelante. Esto es lo que pudiéramos llamar las “locomotoras”. Son aquellos que saben llevar a un grupo hacia un objetivo determinado. Claro, suponiendo que sea una persona de mente clara y con objetivos bien definidos.

¿Qué deben hacer los aficionados que no han podido desarrollarse como quisieran?

Es muy simple, luchar para crear las condiciones que necesitan los que están creciendo. Si no hacemos esto los que estamos realmente interesados, ¿cómo se puede esperar que avance una inclinación científica, en la que no todo es vocación?. Los que vienen detrás, marchan siempre sobre las bases (buenas o malas) que han dejado sus predecesores. Así pues, aunque usted tenga una edad avanzada, siempre estará a tiempo de incorporarse a esta carrera, en la que siempre ha primado su interés innato. No piense en el tiempo que ha perdido, sino en el que hará que no pierdan aquellos que como usted, tienen una vocación en la flor de sus vidas.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page